[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

20.8.11

Señora, usted es el producto


Usted no es la dueña de su salud, no es la persona cuya vida queremos mejorar, ¡DESPIERTE! Usted es el producto, sólo hay que conseguir que crea que está haciendo cosas por mejorar su salud (a lo mejor la llamamos paciente empoderada para que se lo crea más fácilmente) mientras consume lo que se le dice que consuma. Y es así como en vez de en euros podremos hablar en “mujeres tratadas” (“muj€r€$” podríamos escribir).

¿Qué necesitamos para que usted sea el producto con el que comerciar?

1. Un grupo “sensible”: muj€r€$ postmenopáusicas (aunque si conseguimos llegar a las premenopáusicas sería todo un logro)
2. Un desenlace potencialmente incapacitante: las fracturas.
3. Un factor de riesgo por el que casi todas las mujeres pasarán: osteoporosis... (que según la definamos puede llegar a incluir algunas osteopenias)
4. Un método diagnóstico tecnológico: densitómetro  (lo de menos es que no sea muy exacto... lo de más es que tenga botones y dibujos atractivos para dar los resultados).
5. Un montón de variables intermedias: densidad mineral ósea, fracturas radiológicas,...


ahora sólo nos quedan tres cosas:

1. Empezar a producir tratamientos y más tratamientos para que los médicos tengan libertad de elección/prescripción y puedan darle a la paciente lo que “necesita” [y un ministerio de sanidad que decida que se financien absolutamente todos estos tratamientos].
2. Un grupo de famosas que hagan gala de lo sensibilizadas que están con el tema de la osteoporosis... de hecho es probable que no haya que pagarles por ello, se puede vender como una labor altruista en favor de las mujeres..
3. Generar documentos revestidos de ciencia y avalados por organismos oficiales en los que se inste a tratar la osteoporosis, esa gran lacra de la salud de las mujeres.

Eso lo mezclamos con la incapacidad de la sociedad para darse cuenta de que en salud más no siempre es mejor y no hay más que esperar a que las muj€r€$ comiencen a preocuparse por su densidad mineral ósea.

… y entonces Manuela aparecerá por la consulta, con 50 años en el carnet de identidad y 80 en los ojos y las manos y me dirá que viene “a renovar el tratamiento” y yo veré que lleva 4 años tomando xxxxnato (el fármaco novedoso e innovador de turno -”porque en salud no hay quetener miramientos con el gasto”-), que se lo puso su traumatólogo (al que acudió porque tenía muchos dolores) y se lo mantuvo su médico de cabecera... y el pardillo que aún no llega a los 30 años le intentará explicar que no tiene indicado ese fármaco, que eso “no es para los dolores”...

...pero Manuela es el producto. Por muchos años, si la yatrogenia no se la lleva antes.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Un comentario por ayudar, lo juro: ¿te has dado cuenta de lo dificil que es leer las entradas en tu blog con ese precioso fondo, pero que no permite leer bien?

Es muy poco amistoso.

Rafa

Javithink dijo...

Rafa, yo agradezco sinceramente tu comentario porque cuantas más voces seamos las que convenzamos a Adrastea_Quiesce, coautora y esteta de este blog, para que ponga un fondo más contrastado con el texto, antes lo conseguiremos.
Opino como tú :)
Un saludo!

Niña Deirdre dijo...

Ay, sí, por favor. A veces me da pereza leerme la entrada entera porque no intentar ver las letras con ese fondo es agotador. Y yo tengo buena vista (bueno, tengo buenas gafas). Los fondos en los blogs, cuanto más minimalistas, mejor.

Adrastea_Quiesce dijo...

Está claro que por mucho que yo lo niegue la gente que combináis azul marino con negro y rosa con rojo vais a seguir existiendo, y quizá los biologicistas saquen una explicación sobre estupideces de conos y bastones para explicarlo a la cual podré aferrarme. Si queréis un blog feo, lo tendréis, pero otro día, que ahora estoy paseando en velocípedo.
Un saludo, minimalista en lo que mi naturaleza simiesca me permite. Se os quiere a todo vapor, aunque no lo apreciéis.