[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

6.10.09

El Gran Doctor

- No sabes qué hacer ¿con qué?...

Pero no me contesta enseguida. Primero, saca su enorme lengua y se chupa las lágrimas Ahora puede hablar mejor. Y habla, y habla, y habla...
Después de dos horas, le comprendo. Es un lobo que no come ovejas, ni cerditos, ni abuelas, ni nada parecido. Lo que más le gusta son las manzanas y los espaguetis.

- ¿Entiendes ya lo que me pasa?- pregunta.

Este lobo no puede jugar con los otros lobos, porque se burlan de él.

- Pues juega con las ovejas - le sugiero -. Son divertidas y cantan muy bien. Si quieres, te puedo enseñar una canción. Empieza así: Beeehhh, beeehhhhh.

- Oh, no... ya me gustaría aprenderla. Pero las ovejas tampoco quieren jugar conmigo. Aunque únicamente como manzanas y espaguetis, soy un lobo, y creen que alguna vez me las podría zampar.

- ¡ Vaya! Eso sí que es un problema... tengo que pensar muy seriamente en tu caso. Ven el miércoles a esta misma hora.

3 comentarios:

jjmaestro dijo...

Me ha traído a la memoria la fábula de la rana y el escorpión... http://es.wikipedia.org/wiki/El_escorpión_y_la_rana

"Pero por qué me picaste? Me prometiste que no lo harías! Ahora nos ahogaremos los dos!" dijo la rana mientras que cruzaba el arroyo con el escorpión a cuestas. Y éste le contestó: "Lo siento... es mi naturaleza".

Javithink dijo...

Seguimos siendo como niños...

MPaz dijo...

Probablemente alguna oveja acabaría jugando con él. A todos nos gusta algo de emoción en la vida. Yo que tú, lobito, me apuntaría a un buen curso de primeros auxilios. Así, si alguna vez metes la zarpa sin querer donde no debes, siempre podrás arreglarlo con un buen cosido. Eso se llama ser precavido.