[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

10.10.10

Los pasos limitantes

La sociedad de la información abre caminos que brindan oportunidades de interacción entre pacientes y médicos; a cambio, el sistema sanitario niega a los médicos (muy especialmente a los médicos de familia que trabajan en atención primaria) estos avances mientras se llena la boca con términos como "innovación", "salud 2.0", "derribar barreras de comunicación", etc.

La situación es que hoy en día en las consultas de los centros de salud de la mayoría de España no hay acceso completo a internet. En el caso de Andalucía, no hay acceso a internet en absoluto, de tal modo que si un médico quiere consultar una interacción medicamentosa, una dosis ajustada para un enfermo con insuficiencia renal o comunicarse por e-mail con alguno de sus pacientes, tendrá que hacerlo bien en su casa (en horario de descanso) o buscar un ordenador en la "biblioteca" del centro o similar... también puede recurrir a algún libro, claro, pero la información estará mucho menos actualizada y será menos amplia o accesible.

¿Y qué hacen los médicos a este respecto?... pues de momento esto:

http://internetenlaconsulta.wordpress.com/


Una iniciativa que dará que hablar y cuya declaracón de intenciones reproducimos a continuación:

A punto de finalizar la primera década del siglo XXI, muchas consultas médicas de nuestro país, aun disponiendo de ordenador conectado a una red informática, tienen bloqueado el acceso a Internet o éste se encuentra muy limitado… por decisión de los gestores sanitarios. Como en el absurdo caso de los diversos calendarios de vacunación españoles, las restricciones son diferentes de unas comunidades autónomas a otras, llegando a ser casi absolutas en algunas de las que se autoconsideran más avanzadas en la implantación de las nuevas tecnologías en el ámbito sanitario. [ver mapa de la situación] Resulta evidente que esta actitud de censura es precisamente una muestra de desconocimiento, tanto de la utilidad como del funcionamiento de esas nuevas (ya no tanto) tecnologías y además constituye una flagrante desconsideración hacia el médico y sus pacientes. Es de sentido común que este error se subsane cuanto antes y en consecuencia solicitamos el acceso abierto y sin restricciones a Internet desde las consultas de los profesionales sanitarios españoles para solucionar una necesidad real, tanto de ellos como de la población atendida, y que se concreta en:

Necesidad de INFORMACIÓN. Prácticamente todo resulta accesible a través de la Red. Un centro sanitario es también un centro de información que, para realizar adecuadamente su función, requiere acceso a cualquier fuente de datos disponible.
Necesidad de FORMACIÓN. La formación continuada es parte del trabajo de un médico. La enseñanza online con tecnología multimedia es una de las vías de formación más extendidas en las ciencias biomédicas. Internet es en la actualidad la mayor biblioteca de temas médicos y relacionados con la salud.
Necesidad de COMUNICACIÓN. A todos los niveles: con los pacientes, los colegas, los gestores y la comunidad.
Necesidad de PARTICIPACIÓN. La medicina actual implica la participación y la ayuda del paciente en la toma de decisiones clínicas que afectan a su salud, y también de los colectivos de enfermos.
Pretendemos con esta nota dar a conocer a la sociedad española esta injustificable situación anacrónica y trasladar la petición de un Internet abierto a los responsables de la gestión sanitaria en cualquier nivel de responsabilidad en que se encuentren.