[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

18.2.11

como burros tras zanahorias

La historia es siempre la misma para los licenciados de las últimas generaciones, tras la formación universitaria sales al mercado laboral y empiezas haciendo trabajo que no requiere ningún tipo de cualificación, donde a veces ni te pagan, por horas o días sueltos y con unas condiciones contractuales que convierten a Kunta Kinte en un burgués.

En mi caso, en el maravilloso mundo de la Medicina Familiar y Comunitaria uno hace su carrera de Medicina (6 años, por lo menos), su especialidad (4 años) y luego le invitan a comenzar un periplo por diferentes contratos de exigua duración y cuyo parecido con la esencia de la especialidad que ha cursado no es más que una coincidencia (recordemos el mantra tantas veces repetido polivalencia-accesibilidad-longitudinalidad-.
Y uno se pregunta... ¿y por qué casi todo el mundo acepta esos contratos?... razones hay varias, aquí hay algunas:

- porque no somos más que burros que caminan persiguiendo una zanahoria atada a un palo... una zanahoria llamada "plaza fija".
- porque aún predomina una visión dicotómica del campo de juego, según la cual "o estás con nosotros o estás contra nosotros", de forma que el que decide buscar la estabilidad laboral en otro campo se convierte en un disidente al que se le puede espetar en cualquier momento que ha abandonado el barco de la Medicina de Familia.
- porque es lo que vemos que les pasa a nuestros amigos; el arquitecto se convierte en delineante durante años, la licenciada en turismo hace fotocopias,...

En un sistema que perpetúa la idea de que para tener un buen trabajo antes hay que comer mucha mierda, salirse de ese camino lineal con origen en el suburbio laboral y destino en quien-te-asegura-a-ti-que-vayas-a-tener-una-plaza-fija-por-decir-que-sí-a-todo es uno de los pocos actos de Independencia y Libertad que nos quedan...

...quién sabe dónde acabaremos cuando la residencia termine, pero allá donde sea el ideario defendido será el mismo y el deseo de cambio será mayor...

11 comentarios:

Javier dijo...

Ya te digo compañero, es una injusticia que nos traten con la punta del pie cuando en otros paises nos esperan con los brazos abiertos. Es cuestion de cuando llehue el momento, tomar la decision

Enrique Gavilán dijo...

Te equivocas, Javier, el principal motivo que tiene la gente para comer mierda durante tantos años es....LA HIPOTECA. Y si no es la hipoteca es darle de comer a tus hijos.
Recuerda la pirámide de necesidades básicas de Maslow. Hasta que no tengas el pan cubierto no puedes esperar a más.
Saludos

Javithink dijo...

Enrique, el mismo proceso de preguntarse por qué la gente acepta esos contratos podría hacerse con la pregunta "¿por qué la gente se hipoteca con 25 años de por vida?", la tendencia social que determina ambas decisiones queda encuadrada dentro de lo mismo... "lo que se espera de uno"...

no soy yo muy Maslowsiano, muy lineal me parece todo en su modelo aunque sí que pueda ser muy ilustrativo en algunos aspectos, pero en la sociedad de consumo actual tengo la impresión de que hay escalones que se han descolocado y ahora siguen un orden muy poco piramidal.

Dr. Bonis dijo...

El dinero no debe servir para comprar cosas, debe servir para comprar tu libertad.

La hipoteca (la deuda) es el mecanismo de control social de nuestro tiempo.

Pena que las personas físicas no puedan declararse en suspensión de pagos, "disolver su personalidad jurídica" y reaparecer con una nueva persona sin deudas, y vuelta a empezar... algo así como la Nueva Rumasa.

El invento ese de "la clase media" y "el estado del bienestar" que servía para que los trabajadores occidentales no se sintieran atraidos por la cobertura social (escasa pero universal) de los paises comunistas ha perdido su función, una vez que ya no existen paises comunistas.

Dr. Bonis dijo...

Por un plato de lentejas.

"Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas, cuando llegó a su casa el filósofo Aristipo,que vivía confortablemente a base de adular al rey. Y le dijo Aristipo: «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas».

A lo que replicó Diógenes: «Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey».

Salvador Casado dijo...

Al empezar la residencia nadie nos cuenta que sea necesaria una travesía por el desierto antes de ejercer como médico de familia.

Pero esto no es nuevo. Mi bisabuelo tuvo que comenzar su ejercicio a caballo por tierras rurales ovetenses antes de poder afincarse en mejor destino.

Con ello no quiero justificar la situación actual. Yo también la he sufrido en mis carnes y sé que duele, duele de verdad.

Lo que se impone es usar el sentido común. La travesía no debe ser muy larga porque nos quedaríamos sin caminantes y esa pérdida de talento tiene un alto previo para la sociedad y para los residentes. No nos queda otra que buscar formas de modificar el status quo entre todos, jóvenes y seniors. Lo que implicará que, de alguna manera, tengamos que mojarnos.

Gilbertman dijo...

También es que a veces queremos el trabajo en una ciudad grande y a poder ser enfrente de nuestra casa.
Hoy en día hay mucho curro rural en sitios de difícil cobertura como puede ser la ZBS de Estepa del Area Sanitaria de Osuna en Sevilla.
Aquí las bolsas casi no funcionan.
Los contratos, si achuchas al distrito, son largos.
Lo que pasa es que nadie quiere venir aquí y preferís quejaros (no tú solamente), pidiendo estabilidad laboral.
Muy bien, a veces hay que conducir 1 hora y media, o instalarte en un pueblo pequeño para tenerla.
¿Te apuntas?.
Ya me contesto yo, seguro que no.
Un abrazo.

Javithink dijo...

Te equivocas, Gilbertman en señalar con el dedo porque has ido a topar con uno que baraja lo rural como primera opción, pero no pretendo hablar de mi en el post, sino de toda una generación no solamente de médicos... además,la gente que conozco que ha tirado hacia los pueblos alejados de grandes ciudades tampoco han tenido el cielo hecho contrato, viéndose sometidos en ocasiones a presiones bastante de mal gusto cuando querían dejar el trabajo por otro lugar (curiosa forma de no dejar marchar, en vez de mejoras de contrato te ofrecen extensiones laborales)

Gilbertman dijo...

Ya.
Pero la mayoría de los profesionales que vienen a "mi" zona rural vienen de pasada.
Vienen para largarse.
Acumulo experiencia y me voy.
No se implican.
Realmente no creen en la medicina que yo creo.
¿Que os van a explotar?
Pues, por supuesto.
Y a mi también me explotan.
Yo soy titular y también me agobio.
Y eso que tengo 37 años.
Si no te lo crees, lee mi ultimo post de mi blog.
Pero en esta vida el mundo se cambia desde dentro.
Porque mientras más trabajes más tendrás que trabajar.
Eso es una máxima.
Los pacientes creen en ti y te esperan.
El cupo te va creciendo.
Por eso es habitual que se queje el que menos trabaje.
Que además es el que menos quiere trabajar.
Pero ya esta bien de quejarse.
El mundo lo construimos nosotros.
Probemos a cambiarlo.

Javithink dijo...

Gilbertman, de verdad, estoy confusamente sorprendido por tu capacidad de crítica hacia una relidad que completamente ignoras, que es la de la generalidad de residentes que ejercen la MFyC, y especialmente la del que esto suscribe.
Soy el primero que cree en la ruralización como parte del proceso de cambio hacia la mejora de las condiciones de vida (teorías de decrecimiento y tal) pero me parece harto injusto atribuir la precariedad laboral al empleado en vez de al empleador (vamos, y si realmente así lo piensas el status quo ha hecho un gran trabajo).
El cambio se produce desde dentro, pero a veces la versión de ese "dentro" la concebimos como mucho más pequeña de lo que realmente es.

pero bueno, dejaré de quejarme y le diré a mis compañeros que hagan lo mismo, que si no no seremos contratados en el reino de los cielos...


Un saludo!
Javi

Gilbertman dijo...

No entendiste mi comentario.
O más bien no me expliqué bien.
Lo que quiero decir es que a veces hay que moverse para conseguir un trabajo.
Si a uno le gusta la Medicina de Familia, en el ámbito rural se puede encontrar.
¿Qué son contratos eventuales?
Pues todos hemos pasado por ellos.
Date cuenta que no hace tanto tiempo, yo era residente.
Allá por el 2001.
¿Que me han lavado el cerebro?
¡Vamos Javier, no me jodas!
Un tío que levantó a todo el CS Estepa contra la administración para tener mas recursos económicos y humanos.
Un tío al que le han ofrecido la dirección, y que ha dicho no convencido de cual es mi posición.
¿Y sabes por qué?
Por lo que te dije anteriormente.
Porque desde dentro se cambian las cosas.
Desde arriba estás maniatado.
Siento no haberme explicado bien, quizá ahora me entiendas mejor.
Un abrazo.