[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

6.5.11

All at once (o de por qué al lugar donde fuiste feliz sí debieras tratar de volver)

[texto publicado en el último número de la revista "Alveolo", editada por los estudiantes de la Facultad de Medicina d e la Universidad de Granada]

Eso que estás oyendo ya no soy yo,
es el eco del eco del eco de un sentimiento” 
(J. Drexler)

milcuatrocientossesentayundías (ni uno más) para darse cuenta de que no aprendiste. no está mal, hay quien no se da cuenta en la vida.los primeros trescientossesentaycinco pensabas que todo era nuevo, que no ibas a saber, que te verías superado, que cada éxito que celebrabas lo descelebrabas con cuatro muertos la guardia siguiente; creías que no comunicabas y que no entendías. Vibrabas cada vez que tu adjunto decía “no en mi guardia y no con mi firma”. Sentías. Sentías, Vivías y Llorabas.los siguientes trescientossesentaycinco ya no eras el último eslabón de la cadena y aprendiste a pisar más de lo que eras pisado. Sentimiento se mutó en Engreimiento y comenzaste a olvidar que tu trato con personas no se hacía a través de una mampara de metacrilato. Contacto lo llamaban... lo llamaban otros.en el tercer tramo tocaron trescientossesentayseis (bisiesto) y ese día de más se te hizo eterno. pensaste en dejarlo cientoochentaydosveces y te volviste a enamorar de lo que hacías en cientoochentaytres ocasiones. el día sobrante lo pasaste Olvidando.y llegaron las últimas trescientossesentaycinco vueltas a uno mismo, con la mirada puesta después del último giro. creyendo ser mayor, sin nada que aprender, con mucho que enseñar. sin barreras  ni grilletes. Tu boca se llenaba de palabras vacías “innovación”, “implementar”, “sinergias”, “alianzas”, como si fueras a ocupar una jefatura de servicio el día milcuatrocientossesentaydos … la jefatura del desengaño callejero.
milcuatrocientossesentaydos y ya eras “especialista”, pero habías dejado de ser Médico. ¿Cómo volver a los orígenes? ¿cómo poder decir de nuevo “le comprendo” sin pensar por dentro “pero lárguese ya que quiero irme a casa”?
Tú, que puedes hacer prevención primaria del engreimiento y la tontería del que se deshumaniza al tratar con humanos... no te dejes llevar, caminar en sentido contrario siempre permitió mirar a la gente a la cara.

Javier Padilla
Exiliado de si mismo, astígmata crítico y futurible médicodefamiliayComunidad (de vecinos)

3 comentarios:

Clara dijo...

Con tu permiso, enlazamos el (estupendo) post desde el blog de la vocalía de resis SoMaMFyC.
http://vocaliamadrid.wordpress.com/

Javithink dijo...

pues claro!! halagado!!

unaparaita dijo...

Me ha gustado mucho. Y también el lugar donde se ha publicado. Procuraré releerlo al menos una vez al año ;) Y, por supuesto, compartirlo :)