[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

9.5.11

hoy hablamos de peces

El Danio rerio o pez cebra, es especialmente apreciado por su homología genética con el hombre (compartimos con estos peces más del 80% del genoma) que permite que los resultados obtenidos de los fármacos probados en estos animales sean potencialmente extrapolables al ser humano. Además, gracias a su rápida capacidad reproductiva -la hembra pone hasta 200 huevos-, continua -se reproducen durante todo el año- y rápido desarrollo -sus órganos se forman en sólo 24 horas-, se pueden realizar diferentes experimentos en una misma generación de animales, investigar la evolución de las patologías e identificar las causas de las enfermedades investigadas.

Pequeños e inofensivos que
"empiezan a desbancar hoy al verdadero rey de los laboratorios: la rata".


Pero tranquilxs, hoy no voy a hablar del
pez cebra, ni tampoco de la iridología como le había prometido a otro de los cabeza pensantes de este (fantástico) blog (tenía que decirlo).
Hoy quería hablaros de una excursión al Centro Tecnológico de Alimentación y Marina que tuvimos ayer como parte de la asignatura Medicina Preventiva y Salud Pública y Comunitaria. Un punto de la nota final y un bonito recuerdo de aquellos maravillosos años de Ikastola en los que el día que tocaba excursión no faltaba el bokata de la ama y la única preocupación era con quién ibas a ir sentado en el autobús.

La presentación sobre La Corporación que nos hizo la simpática mujer después de ofrecernos un café al llegar (me)chirríaba por todas partes. Tal vez sea yo que -como muchos otrxs- lo primero que hago antes de salir de casa es pulsar el interruptor del escepticismo. O tal vez no. Sin embargo, ciertos comentarios de esa presentación me hicieron reflexionar. El primero, su slogan: Nuestra misión es contribuir al desarrollo científico y tecnológico de las empresas y, por ende, de nuestra sociedad. Curioso ¿verdad? Contribuir al desarrollo de nuestra sociedad a través de la empresas. Y digo yo, ¿qué hay de las personas? ¿No son acaso las personas las que forman nuestra sociedad?

Claro que si. Las personas son las que importan. Y uno de los ejemplos sobre los "avances" que están llevando a cabo desde la corporación lo demuestra. Supongo que todxs habréis oído hablar de la pesca al brumeo. Los pescadores de atunes tienen que luchar -literalmente- contra los túnidos cuando pican dejándose -también literalmente- los riñones en el intento. Así pues, uno de los objetivos de esta corporación ha sido poner solución a las terribles lumbalgias que sufren estos pescadores. Para ello, han inventado -algo así como- una caña de pescar (semi)automática que se maneja con un solo dedo.

Sin duda un gran avance: mientras la nueva maquina pelea con el atún, el pescador, sí, ése que sintió que sería pescador cuando su padre le sacó por primera vez a la mar; sí, ése que desde entonces se ha dedicado a la pesca en cuerpo y alma; sí, ése que se gana la vida con la pesca... sí, ése, se queda en casa, puede que sin lumbalgia, todo hay que decirlo, pero muy probablemente, con un terrible dolor de corazón.

Como decía, tal vez sea yo que tengo el defecto de dudar de todo lo que me dicen. Tal vez sea yo, que tiendo a ver por defecto al diablo disfrazado de empresario. O tal vez no. Ustedes dirán. Lo que si es cierto es que todos deberíamos ser un poquito más críticos con esos "avances" que nos ponen en bandeja de plata.

6 comentarios:

Juan dijo...

Hola June y el resto de los autores del blog.
Os conozco desde hace un par de días pero me encantan vuestras reflexiones.
Yo soy de esos que no suele escribir ni hacerse notar... pero os dejo este mensaje para animaos a continuar, pues seguramente muchos más os leen pero no dicen nada. Si no es así creo que se pierden algo...

Solo cuando muestras lo que piensas en público y se hace el silencio sabes lo que jode...
Con vuestro permiso os voy a citar como blog favorito en el mío.

Lo dicho ánimo. Yo os sigo a diario... Un abrazo.

Dr. Bonis dijo...

> Contribuir al desarrollo de nuestra sociedad a través de la empresas. Y digo yo, ¿qué hay de las personas? ¿No son acaso las personas las que forman nuestra sociedad?

No olvidemos que las empresas también están formadas por personas.

Es difícil que una empresa sobreviva sin un modelo de negocio, pero es imposible que lo haga sin personas.

Otra cosa es que el concepto humanista de empresa esté en crisis. Pero el problema no es que existan "empresas", sino que éstas confundan el medio con el fin.

Una cosa es que yo tenga que respirar para vivir (u ofrecer rentabilidad a mis accionistas), otra muy distinta es que crea que el objetivo de mi vida es seguir respirando.

Javithink dijo...

"que tiendo a ver por defecto al diablo disfrazado de empresario"

en realidad yo creo que lo tiendes a ver por exceso, no por defecto :P

la empresa (tanto la pública como la privada) no tiene por qué estar reñida con unos mínimos (e incluso unos máximos) de ética y compromiso con la sociedad en la que se encuadra... por mucho que las leyes de la competencia le lleven a no invertir en más responsabilidad social que la corporativa (que ni es responsable ni es social, por muy corporativa que sea)...

:)

Dr. Bonis dijo...

Javithink,

Una empresa no necesita políticas de responsabilidad social corporativa.

Su responsabilidad social es generar empleos estables que permitan a las personas desarrollarse como tales (que tengan un salario y sobre todo un entorno de desarrollo personal), pagar los impuestos que correspondan y respetar las leyes.

A cambio la sociedad permite a los propietarios de esas empresas lucrarse y tener una casa más grande que la de su empleado.

En mi opinión las empresas deberían centrarse en eso, y dejarse de políticas de responsabilidad social corporativa que al final se convierten en cementerios de elefantes (proyectos para colocar a directivos antes de jubilarles).

Javithink dijo...

Totalmente de acuerdo, Julio, las políticas de responsabilidad social corporativa son tan absurdas en su génesis como en su ejecución porque desvían el sentido real de la empresa.

De todos modos, la empresa sí que tiene una responsabilidad social más allá de sus empleados, en el momento en el que interacciona con el medio ambiente y con otras empresas... no vamos a dejarlo todo a merced de manos invisibles...

Rafa Cofiño dijo...

Hey, cuidadin los de los masters que ya estáis hablando en klingon o como las de la peluquería de Ciudad K.
Que a este paso acabareis pareciendooooos a quien yo me se!
Traducción para los no entendidos!