[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

21.12.12

Modelos de gestión... las cosas cada vez más claras.


Foto tomada del twitter de  AFEM

Ayer tuve la oportunidad de participar en una charla-coloquio "Modelos de gestión santiaria: eficiencia y ética", junto con Antonio Burgueño (al que hay que agradecerle el arrojo de ir a un entorno a priori hostil), Pedro de la Oliva, Javier Barbero y José Ramón Repullo.

Pedro de la Oliva expuso con gran claridad los cálculos realizados por AFEM sobre las implicaciones económicas del modelo que propone el Gobierno de la Comunidad de Madrid (gráfica y documento explicativo). Javier Barbero dibujó un marco ético para la gestión de los servicios públicos, mostrando sus contrastes con otros sistemas morales presentes en otros países y analizando hasta qué punto la crisis que vivimos es una crisis de nuestro sistema democrático, que debería llevarnos hacia sistemas de democracia deliberativa más sólidos. Por último José Ramón Repullo analizó algunos puntos clave de la gestión sanitaria en España y, en particular, de cómo se había llegado a la situación actual en Madrid y hacia donde debían dirigirse las medidas que hicieran de nuestro sistema sanitario un sistema mejor (aquí está la presentación que utilizó en una charla reciente de parecida temática).

Más allá de que las ponencias tuvieron un nivel técnico y comunicativo muy remarcable, existía un gran interés por escuchar lo que pudiera contar el Dr. Burgueño, dado que en un entorno en el que los argumentos contra la gestión sanitaria privada se caracterizaron por su fundamento bibliográfico, ético y de contenido teórico-práctico, todos esperábamos datos que rebatieran las posturas de los que allí habíamos hablado y creíamos que íbamos a ser alumbrados con datos o estudios que apoyaran la gestión privada.

Gran decepción la nuestra (no sé si "decepción" es la palabra, pero es la que voy a poner aquí, cada uno que la sustituya por lo que crea). El único informe al que hizo algo de alusión fue el Informe Abril, sin abundar en datos. Lejos del discurso sobre lo entrañable de los modelos economicistas de relación médico-paciente, el discurso de uno de los artífices (al menos de cara al público) de la reforma sanitaria que se está llevando a cabo en Madrid  se limitó a esbozar un contexto histórico aderezado con loas a la eficiencia macro de nuestro sistema sanitario actual sin abundar en qué podría aportar la iniciativa privada a nuestro sistema sanitario en tema de resultados en salud o en el ámbito de la reducción de costes.

En el turno de preguntas fue interrogado sobre su declaración personal de intereses, contestando que no creía tener ningún interés en conflicto (recomendamos la lectura de "El hombre de la sanidad privada que revolucionó la pública", de Elena Sevillano). Así mismo, al ser preguntado sobre qué mecanismos de control pretendía instaurar la Comunidad de Madrid para evitar tener que realizar ningún rescate a los nuevos centros de gestión privada, Antonio Burgueño dijo que de eso no había que preocuparse porque en este caso se ocuparía él de hacer los cálculos correctos (no, no es coña, ese fue el argumento, para estupor del público asistente).

La sensación final, el poso que quedó, es que en el caso de que exista un argumentario sólido detrás de la instauración de los modelos de gestión privada no se explicó en la charla-coloquio del día de ayer. Estas intervenciones en reuniones públicas sumadas a las apariciones públicas del consejero de sanidad diciendo que no saben cuánto van a ahorrar con el nuevo plan o las reticencias de diversos miembros de la consejería de sanidad para mostrar datos a las asociaciones de facultativos para que estos puedan refrendar el teórico ahorro no hacen sino abundar en la idea de que estamos más cerca de la acumulación por desposesión que de la gestión responsable. Cuanto menos claras son las explicaciones más claras son las conclusiones que extraemos de ellas.

Por último os dejo la presentación que utilicé en el día de ayer (mezcla de algunas utilizadas recientemente para otros menesteres) y un enlace con el contenido teórico de la charla en un documento de texto.


Evidencia y modelos de gestión sanitaria from javithink

[Editado: en twitter, con el hashtag #burgueño se puede ver el relato que hizo AdrasteaQuiesce de la charla]

3 comentarios:

MANUEL GARCIA dijo...

la seleccion de riesgos siempre ha estado claro para los de dentro: ahora los que quedan fuera se atreven a protestar
http://elpais.com/elpais/2012/12/20/opinion/1356027093_082479.html

gabinha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabihey dijo...

Básicamente, la conclusión que saco de todo esto es que al Gobierno de la Comunidad de Madrid no le interesa ni le ha interesado en ningún momento negociar nada.

Están esperando que los trabajadores sanitarios se cansen de protestar porque no son nada tontos y saben perfectamente que una huelga de este calibre en un sector como el de la sanidad tiene una repercusión emocional para el trabajador muy importante que en otros sectores no hay.
Mientras tanto, se han agenciado a este señor, Burgueño, que parece ser perfecto para el plan. Va a donde hay que ir, cumple con el paripé de cara a los medios y no rechista ni un pelo.