[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

17.1.13

¿De verdad "le puede pasar a cualquiera"?

Hoy Soraya Saenz de Santamaría ha protagonizado un vídeo, cuanto menos bochornoso, en el que para ilustrar la honda preocupación del gobierno de la nación con el asunto de los desahucios ha dicho "esto le puede pasar a cualquiera".



Esa frase de "esto le puede pasar a cualquiera" tiene su correlato en el mundo de la salud con la tan manoseada afirmación de "la enfermedad iguala a ricos y pobres".

Pues no, lo siento mucho pero no es así. La creencia de que la adversidad (social, económica o de salud) afecta por igual a más ricos y más pobres trata de negar de forma frontal el papel que el nivel socioeconómico tiene sobre diferentes aspectos de la vida.

El cáncer de pulmon, ¿"le puede pasar a cualquiera"?... pues sí, claro, pero si vemos la distribución del tabaquismo entre empleados y desempleados a lo mejor podemos deducir que a unos les puede pasar más que a otros.

La obesidad (y las complicaciones de salud que se puedan derivar de ella) ¿"le puede pasar a cualquiera"?


Evidentemente sí, pero hay ciertos determinantes sociales que van a favorecer que a unos les pueda pasar más que a otros.

¿Y la muerte? La muerte está claro que le va a pasar a cualquiera... pero...


Incluso para morirnos parece que "unos son más iguales que otros", según diversos factores socioeconómicos.

Así que, frente el discurso que tiende a negar la existencia de clases sociales es cuando hay que hacer explícitos los datos que muestran que para las cosas que verdaderamente importan las clases sociales suponen una influencia capital.

[recomendamos la lectura del artículo "Social inequalities in health measuring the contribution of housing deprivation and social interactions for Spain" de Rosa M Urbanos, publicado en el International Journal for equity in health]

2 comentarios:

Aurora López Llames dijo...

Me ha encantado la entrada. Además justo acabo de terminar el libro: "Desigualdad: un análisis de la (in)felicidad colectiva". Gracias.

W. dijo...

Gracias por aportar datos. A veces se cae fácilmente en la tentación de arrimar el ascua a aquellos que lo están pasando mal con frases como estas para parecer solidario con ellos, pero esa no es la respuesta que hay que dar.

La respuesta es tratar de cambiar las cosas para mejorar la calidad de vida de los que lo están pasando mal y eso no se hace con frases, se consigue con medidas.