[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

3.1.12

La salud de la que NO se hablará en 2012

En medicocritico no somos demasiado fans de la pirámide de Maslow para jerarquizar las necesidades humanas, pero sí es cierto que esboza un sistema de clasificación muy útil para otras cosas...

...por ejemplo para enseñarnos de qué cosas no vamos a hablar en este año porque estaremos preocupados en pelear por otras necesidades que consideramos más básicas (se encontrarían en la base de la pirámide) y nos tocan más de cerca:

- la multiexclusión sanitaria del excluido social: el desarrollo de medidas de recorte que intenten disminuir el gasto sanitario poniendo barreras a la accesibilidad al sistema de atención sanitaria repercutirá, en primer lugar en aquellos que, en condiciones de bonanza económica del país ya estaban excluidos.
- desinversión en entornos que faciliten el desarrollo de hábitos de vida saludables: carriles bici, parques,...
- cooperación internacional: el nuevo gobierno comenzó quitando la secretaría de Estado para cooperación internacional; el hecho de que haya una secretaría de Estado de algo no significa que se vaya a abordar ese tema con mayor atención o sentido común, pero en el entorno actual de regresión económica (contención del gasto, repetición sin cansancio de la palabra "austeridad", etc) parece ser que los nadies  saldrán de la agencia política al menos por cuatro años. Total, 4 años más...
- la Comunidad como centro de la salud: resulta complicado pensar que en los próximos años vayamos a ver una mayor presencia de la salud en su visión de los determinantes sociales de salud; si esto es penoso en términos generales, más aún lo es cuando nos fijamos en poblaciones especiales, como puede ser la población con patología psiquiátrica. Si la tendencia en los sistemas sanitarios es explorar "nuevas formas de gestión" (o cualquier construcción en forma de perífrasis, cuanto más larga mejor, para decir "privatización de la atención sanitaria"), antes deberían asegurarse de que los colectivos más periféricos (si consideramos el centro como el individuo sano de clase media consumidor de recursos sanitarios con amplio margen de beneficio) van a tener una calidad de la atención más allá de lo que vendría a ser un sistema de beneficencia.

A final de año podremos echar la vista atrás y añadir mil y un temas más que hayan quedado fuera de "lo que se habla" en salud...



1 comentario:

Dani Garcia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo en que estos temas, lamentablemente, tenderán a ser olvidados, nuevamente, dentro de la agenda sanitaria.

Pero creo que no es porque tengamos que defender asuntos más "básicos" o primordiales como habla la famosa pirámide, sino por el desenfoque actual al que hemos llegado con nuestro sistema sanitario tan hiperprofesionalizado, que favorece que l@s que marcamos las pautas, que somos los profesionales, perdamos la perspectiva sobre los elementos fundamentales sobre los que se construye la salud: vida digna, seguridad vital, autonomía, desarrollo personal y comunitario... Por eso más que defender un modelo basado en la farmacia y el hospital, habría que aprovechar la oportunidad para entrelazar luchas con otros agentes de salud: educador@s, agentes vecinales, cada persona, al fin, en su propio entorno.