[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

20.5.14

Silvia Federici, reproducción y trabajo doméstico.

Silvia Federici ayer en La Invisible, Málaga.

En lo tocante a los aspectos económicos de la campaña Salario para el Trabajo Doméstico, estas facetas son "altamente problemáticas" solo si las planteamos desde el punto de vista del capital, desde la perspectiva del departamento de Hacienda que siempre proclama su falta de recursos cuando se dirige a los trabajadores. Como no somos el Departamento de Hacienda y no tenemos intención alguna de serlo, no podemos imaginarnos diseñando para ellos sistemas de pago, diferenciales salariales y acuerdos sobre productividad. Nosotras no vamos a ponerle límites a nuestras capacidades, no vamos a cuantificar nuestro valor. Para nosotras queda organizar la lucha para obtener lo que queremos, para todas nosotras, en nuestros términos. Nuestro objetivo es no tener precio, valorarnos fuera del mercado, que el precio sea inasumible, para que el trabajo reproductivo, el trabajo en la fábrica y el trabajo en la oficina sean "antieconómicos".
De manera similar, rechazamos el argumento que sugiere que entonces será algún otro sector de la clase obrera el que pagará por nuestras eventuales ganancias. Según esta misma lógica habría que decir que a los trabajadores asalariados se les paga con el dinero que el capital no nos da a nosotras. Pero esa es la manera de habar del Estado. De hecho afirmar que las demandas de programas de asistencia social llevadas a cabo por los negros durante los años sesenta tuvieron un "efecto devastador en cualquier estrategia a largo plazo... en las relaciones entre blancos y negros", ya que "los trabajadores sabían que eran ellos, y no las corporaciones, los que acabarían pagando esos programas", es puro racismo. Si asumimos que cada lucha que llevamos a cabo debe acabar en una redistribución de la pobreza estamos asumiento la inevitabilidad de nuestra derrota.
Este párrafo forma parte del artículo "Contraatacando desde la cocina", escrito por Silvia Federici (en la foto) y Nicole Cox en el año 1975, y se encuentra recogido en el libro "Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas." En una parte de ese libro habla acerca del movimiento pro la salarización del trabajo doméstico, lucha a la que se refiere en los párrafos que hemos copiado.

Ayer tuvimos la oportunidad de escuchar y ver a Federici en la conferencia que dio en Málaga. Su análisis del proceso de acumulación capitalista tendiendo el puente entre la producción y la reproducción ("La reproducción precede a la producción social. Si tocas a las mujeres tocas la base" decía Linebaugh), así como planteando el argumento de los comunes como forma de respuesta y construcción social nos ayuda a seguir construyendo un marco en el que pensar y actuar. Mientras tanto, los que podáis ir a verla en Sevilla mañana a mediodía no perdáis la oportunidad.