[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

12.6.14

2037. España, claro que te reconozco.

[Cuadernos del paro. Fecha interestelar 7849. Como no todo van a ser sesudos (y espléndidos) posts de datos y análisis contundentes, en MédicoCistópico (por opisición al Transtópico) [vale, ya paro] queremos deleitarles con, por qué no, novela distópica, que dedicamos con particular rencor a Queipo del Ano (por empezar por alguien). Las influencias son tantas que más les vale reconocerlas; tanto en lo literario como en la actualidad, más exhausta que rabiosa. Cualquier parecido con la realidad será encuadrado dentro del Mal de Casandra. Para todo lo demás, ya saben dónde encontrarnos]. 

Año 2037


Se cumplen 16 años de la creación de los Queipos, coincidiendo geográficamente con los antiguamente llamados "barrios". Desde la liberalización de la Justicia (Ley Gallarda 2021) los Queipos ricos se caracterizan principalmente porque todos sus habitantes disfrutan de tarifa plana judicial, garantizándoseles plenos derechos y servicios. En un primer momento en los Queipos pobres los habitantes pueden adquirir bonos de diez derechos, que cuestan aproximadamente un año de salario (dos de no restringirse a una categoría concreta). Estos bonos, sujetos obligatoriamente a un título físico no nominal y que cada habitante debe acarrear constantemente consigo son frecuentemente robados (de habitual con violencia) por lo que sólo el sector físicamente más capaz puede permitírselos. Dado que es a la vez el sector capaz de imponer por la fuerza sus propias normas (las Fuerzas de Seguridad sólo velan por los poseedores de Tarifa Plana de Justicia y por el no tránsito entre Queipos), esos títulos se hacen virtualmente inútiles, fracasando los intentos iniciales de mercado negro de protección jurídica, al no tener ante quién ejercerla. Tres años después de la Ley Gallarda el sistema de Justicia Pre-pago desaparece por completo. En un primer momento la facción ideológica imperante en los Queipos pobres (sector en Pro de la Literalidad del Lenguaje) defienden la liberalización de la justicia puesto que los derechos son, por definición, de derechas; y no puede asegurarse la existencia como tal de "derechos humanos", concepto eminentemente socialdemócrata.

Durante los dieciséis años siguientes los Queipos con justicia de pago se convierten progresivamente en ghettos. El superávit de médicos, arquitectos e ingenieros permite en un primero momento una estructuración social paralela a los gobiernos de los Queipos ricos; re-apareciendo las cajas de ayuda mutua protosindicales. Sin embargo se observa durante los primeros diez años que no cuaja un funcionamiento comunitario real que acabe con el régimen segregacionista porque el patriarcado se halla demasiado arraigado en los Queipos pobres, que someten físicamente a las mujeres a la par que pretenden unidad profesional con ellas. Fruto de una revolución sexual incompleta y de permeación baja, las mujeres de los Queipos no alcanzan una capacidad de respuesta común frente al patriarcado lo cual fractura cualquier intento de frente social: si bien la explotación sexual y las violaciones sistemáticas son constantes en los Queipos pobres, los años conocidos como Ilusión Humanista (datados entre la publicación de El Capital (1867) y la promulgación de la Ley Neolingüística Germánica (2022)) sí generaron suficiente conciencia entre la población (tanto hombres como mujeres) como para entender que la esclavitud sexual es contraria a cualquier revolución. La homosexualidad y los fenómenos de alteridad de género, como sucede en periodos de crisis, han vuelto a la invisibilidad, no se enuncian, y por tanto no se reprimen porque no existen

Así, entre los Queipos ricos y los desprovistos de derechos se establece un tráfico ascendente de trata de blancas y una dinámica de violaciones sistemáticas que pulverizan todo intento de revuelta. En los Queipos ricos dicho tráfico ascendente (especímenes femeninos seleccionados en los Queipos pobres y disfrutados en los Queipos ricos) es defendido como un precio necesario para evitar la pederastia y mantener la convivencia digna en los Queipos ricos, en virtud de la Doctrina Astray, promulgada en 2025 con un apoyo masivo poblacional. Dada la caída drástica de la natalidad en los Queipos ricos y el auge de abortos clandestinos en los Queipos pobres (perseguidos con asesinato dentro de los propios Queipos) la Doctrina Astray prohíbe en los Queipos ricos la actividad sexual femenina de fines no reproductivos, dejando opción a las mujeres a trasladarse a Queipos pobres si desean una sexualidad libre. La inexistencia de mujeres que soliciten ese traslado se utiliza en 2027 para reformular la Doctrina Astray reforzando los aspectos limitadores en pro de la natalidad. Desde entonces, las mujeres de los Queipos ricos, en tanto que medio de producción, han de estar administradas por una entidad privada que se encargue de su explotación reproductiva y nutricia.

En los Queipos pobres, especialmente en los círculos abortistas clandestinos, se habla de Queipos utópicos donde la explotación sexual carece de orientación de género y se aplica literalmente la ley del más fuerte; la creencia ideológica en la posibilidad de dicho sistema añade que dicho régimen que otorga el poder a la fuerza física, en tanto que poseedor de coherencia interna sólida, generaría menos desigualdad y tensión social, proporcionando una situación estable y no en perpetuo estallido violento pese a ser injusto (término en desuso). Sin embargo la necesidad imperiosa de discreción de dichos círculos abortistas para priorizar la labor asistencial impide la promulgación de dichas ideas, a su vez profundamente rechazadas por el sector en Pro de la Literalidad del Lenguaje.

El patriarcado se convierte así en la gran salvaguarda del sistema neoliberal que ha hallado su gran baza para perpetuarse: aplicarse literalmente y deslocalizar no sólo los medios de producción sino los mismos conceptos de humanidad y sistema. Asimismo tanto la lucha de clases como la lucha contra el patriarcado, por separado, podrían revolcar el neorégimen neoliberal, sin embargo al no ser capaces de imbricarse, se anulan entre sí. De este modo, la potencial lucha de clases en los Queipos, que sí ha sido capaz de asimilar las reivindicaciones históricas en contra del racismo o la xenofobia es incapaz de dar cabida a la lucha contra el patriarcado en tanto que se niega a asimilar esa lucha como propia y consideran neoliberal la reivindicación de las mujeres sobre el derecho a decidir sobre sus cuerpos. Estos enfrentamientos intraQueipos desaparecen progresivamente a lo largo de los años siendo gradualmente sustituidos por el fenómeno de Psicotización de Masas, que describiremos más adelante. Para 2037 sólo persiste la enunciación del sector Pro Literalidad del Lenguaje que asume la falta de contenido en su discurso, más allá de la propia resistencia contra la ley 2022.

La respuesta natural al patriarcado violento, el akelarre, queda entonces limitada a la realización de abortos, sin capacidad de enunciarse a sí mismas como akelarre o tan siquiera como "respuesta"; esta inhibición obedece fundamentalmente a la alfabetización parcial masiva (capacidad de lectoescritura generalizada pero no de pensamiento analítico) y al auge magufo del s. XX que ridiculiza toda respuesta arcana al poder, asimilando arcano a falaz. Tras la ley 2022, o Ley de Neolingüística Germánica, se han vuelto virtualmente inaccesibles las teorías establecidas a final de los años 10. En éstas se postulaba la creación deliberada de las pseudociencias como un instrumento del capital para anular cualquier discurso crítico con el poder, asociando indisolublemente las falacias y majaderías homeopáticas con los planteamientos cuestionadores, por más que estos últimos se fundamentaran en datos sólidos. Así, en 2018 fue promulgada la Ley de Prescripción Empresarial, que prohibía bajo sospecha de defensa de la pseudociencia cualquier evaluación sistemática de tecnología sanitaria. En los dos años siguientes este proyecto piloto (Doctrina Galaxo) se extendió del campo de la sanidad (actualmente Corporaciones de Consumo de la Salud) a la explotación agropecuaria, el diseño industrial, etc; que dinamitaron (literalmente en lo que las universidades se refiere) la mayor parte de las funciones del estado. Esta medida es inicialmente aplaudida por la comunidad científica, sin ser capaces de ver que el objetivo de la ley no es acabar con la pseudociencia (su propio señuelo) sino con la gestión no lucrativa del conocimiento.

Se entrega entonces el control y supervisión de la investigación y desarrollo a las Corporaciones de Comunicación, que comienzan su mandato desmantelando los vestigios de sistema sanitario, destinando todos los recursos humanos y materiales a la "cura-del-cáncer". Tras los primeros traslados obligatorios a Queipos pobres de disidentes ("Desafectos a la Ciencia"), la comunidad científica acepta su desmantelamiento y el nuevo Paradigma Publicitario por más que carezca de fundamento científico (según el paradigma anterior). De modo paralelo a los Queipos-utópicos-no-patriarcales se habla de la existencia de los "círculos Virchow" que pretenden mantener el conocimiento-no-liberalizado; si bien no se ha podido confirmar su existencia ni, en tal caso, su éxito en tal labor. Las Corporaciones de Comunicación expanden este modelo a la industria y la economía, acusando a cualquier teoría económica no liberalizadora de carecer de conocimientos matemáticos básicos y achacando cualquier experiencia positiva basada en el espacio público del s. XX en falsa estructura para enmascarar redes de pederastia. Dicho revisionismo cuenta con un apoyo masivo de la población, especialmente a partir de la desaparición de casos de pederastia en la Iglesia Católica coincidiendo con su reformulación en Corporación Empresarial Eterna.

Este desmantelamiento del conocimiento tal y como se comprendía en la Grecia clásica y la difusión del mismo en torno a las Universidades de Modelo Medieval, presenta su golpe de gracia en 2022, con la ya citada Ley de Neolingüística Germánica, que sostiene que en tanto que todo concepto es un nombre propio, es por ende patentable. Se reconciben entonces las bibliotecas (que pasan de ser públicas a panempresariales) como Índices de propiedad empresarial. El movimiento en Pro de la Literalidad del Lenguaje se constituye entonces en un principio en contra de esta ley, si bien progresivamente pasa a defender la capacidad del lenguaje de regularse por sí mismo en tanto que se cumplan sus propias normas estructurales. Toda plataforma de reivindicación hasta dicha fecha queda absorbida por este movimiento, que promulga abandonar las formas clásicas de protesta (manifestaciones, huelgas, desobediencia civil o terrorismo) en pro del único instrumento que trasciende a la privatización del lenguaje, el propio lenguaje.

Los intelectuales de los Queipos ricos se enfrascan a su vez en la Interpretación de la situación. Si todas las discusiones universales son reducibles a una discusión entre un aristotélico y un platónico, se trata de aplicar a la nueva sociedad de Queipos la diatriba nietzscheana vs marxista, amparándose en el mismo fenómeno. Los Índices Panempresariales se mantienen, en un homenaje al pasado (denominado por las Corporaciones de Comunicación como "emotivo y humano"), como espacio físico para dichas discusiones, que durante la década 2021-2031 se centran particularmente en cuántas asambleas podrían haberse celebrado durante la década 2005-2015 en la punta de una aguja; o en la presencia o no de sujeto de derecho en las mujeres, en tanto que fácilmente violables y explotables en cualquier momento y punto de la historia. Dichas salas de debate en los Índices están abarrotadas, considerándose de honor en los Queipos ricos que al menos un miembro de cada unidad administrativa (previamente catalogadas como familias) se dedique en pleno a las mismas. 

En un primer momento tras la segregación dichas discusiones se retransmiten para los Queipos pobres en formato audiovisual, sin embargo a medida que la violencia se extiende, los habitantes pobres pierden interés por dichos medios audiovisuales. Las Corporaciones de Comunicación se limitan entonces a organizar la trata ascendente de blancas y a controlar el tráfico de tabaco, pseudoanfetaminas infantiles y bebidas estimulantes, consumidas masivamente en los Queipos pobres. En un informe hallado por esta Comisión realizado por un hipotético Círculo Virchow (del que no tenemos suficiente constancia) en los primeros años de la década 2027-2037 se describe esta deriva de consumo en los Queipos pobres como Psicotización de la Masa Oprimida; postulando que dicho consumo masivo de estimulantes es realizado a cargo de la población oprimida que no es capaz de asumir el rol violento contra sus congéneres y sufre una fractura de pensamiento grave quedando reducida al automatismo básico, en contraste con los habitantes que aprovechan la situación violenta para el disfrute de las pulsiones sádicas propias, hasta entonces inhibidas. Dicho postulado podría ser contrastado con el planteamiento desde los círculos abortistas, si bien el principio pragmático asistencialista arriba descrito hace poco probable una posible colaboración de los mismos con este equipo.


Continuará.
[O no. Los proyectos de este blog son por definición isotópicos: potentes e inestables]