[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

1.6.14

¿Evaluar las políticas sanitarias? No, nunca, jamás.

"Evaluar el impacto del copago sería cuestionar la labor del facultativo"
Cuando uno lee un titular así lo primero que hace es buscar esa frase en el cuerpo de la entrevista en cuestión, para encontrar esto:


El genio que dice esto es Rubén Moreno, portavoz de sanidad del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, en una entrevista en Gaceta Médica.

La razón esgrimida por Rubén Moreno para no evaluar el RD16/2012 o, más concretamente, la modificación del copago farmacéutico, nos ha recordado a esta diapositiva que extraemos de una clase sobre "Evaluación de intervenciones en promoción de salud" de María del mar García Calvente, sobre las excusas que no se pueden aceptar para justificar la no evaluación de una intervención:


Hablar de la extraordinaria complejidad de los resultados en salud para justificar la imposibilidad de evaluar medidas concretas es inadmisible, a la par que un menosprecio a la inteligencia de los lectores de la entrevista. La evaluación del RD 16/2012 debió planificarse en el momento de su aprobación, de lo contrario no podremos responder a preguntas como:

  • ¿Ha sido el RD 16/2012 efectivo en su objetivo de garantizar la sostenibilidad financiera del sistema sanitario?
  • ¿Cuáles han sido los efectos del RD16/2012 sobre la equidad a nivel de cobertura y accesibilidad de las prestaciones sanitarias?
  • ¿La modificación del copago farmacéutico ha logrado disminuir el gasto farmacéutico y cambiar su tendencia a crecer?
  • ¿Cuál es la aceptación de la población hacia la exclusión sanitaria de los inmigrantes indocumentados?
Uno de los problemas transversales a nuestro sistema institucional es la ausencia de evaluación de las políticas que se implementan. Al parecer, el gobierno actual no está por la labor de cambiar esto. Mientras sigamos en un sistema de incentivos político-electorales en el cual cualquier medida se venda como un éxito absoluto -con independencia de que conozcamos o no su éxito real-, evaluar para mejorar no tendrá sentido porque lo que se traslada a la población es que siempre, SIEMPRE, se acierta por completo a la primera, sin daños colaterales ni opciones de mejora.

Por lo tanto, señor Rubén Moreno, evaluar una política instaurada por ustedes NO es poner en cuestión la labor de los facultativos, sino su capacidad (o incapacidad) de mejorar la salud de la población desde el ámbito de las políticas.