[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

1.11.11

Desabastecimiento de medicamentos. Un problema de aquí y allí.

Esta noche el New England Journal of Medicine ha publicado dos artículos especiales sobre el desabastecimiento de medicamentos contra el cáncer en los Estados Unidos. Dichos artículos son (acceso gratuito):

  1. Drug shortages - A critical challenge for the generic-drug market.
  2. The shortage of essential chemotherapy drugs in the United States. 
Tienen la particularidad de tratar un problema en uno de los eslabones de la cadena del medicamento menos abordados habitualmente: la distribución de medicamentos.
Ambos artículos tratan el problema contextualizándolo en los Estados Unidos y en el caso de los fármacos contra el cáncer, pero las reflexiones que se realizan y las soluciones propuestas también serían válidas (mayoritariamente) en nuestro país.

Con la entrada de multitud de empresas de medicamentos genéricos en la fabricación de un mismo principio activo se han generado situaciones de un paradójico desabastecimiento de algunos medicamentos (se podría presuponer -erróneamente- que con más empresas fabricando un producto sería más difícil llegar a una situación de desabastecimiento del mismo); los motivos que llevan a esta situación son, principalmente, económicas, siendo los medicamentos que menos margen de beneficio le reportan a la industria farmacéutica aquellos que han sufrido problemas de abastecimiento en más ocasiones.

¿Qué problemas tiene el desabastecimiento de medicamentos?

Además de los problemas obvios en el caso de que no haya ninguna alternativa terapéutica (la imposibilidad de tratar una enfermedad, en ese caso), uno de los mayores problemas que se derivan del desabastecimiento de determinados medicamentos (generalmente de bajo precio) es que las alternativas terapéuticas que se suelen utilizar son, generalmente, muy caras y con menor experiencia de uso (lo que lleva a errores por la falta de costumbre en su manejo). Un ejemplo lo podemos encontrar en la tabla que ponemos a continuación (y que aparece en el artículo del New England Journal of Medicine) donde podemos ver cómo la diferencia de precio entre el tratamiento convencional "paclitaxel" (genérico) es de 312$ mientras que su alternativa "paclitaxel unido a proteínas" (marca Abraxane) cuesta 5.842$ [lo que viene a ser un aumento de 19veces el precio del paclitaxel genérico].


¿Cómo solucionar estos problemas?
En los textos comentados (así como en otros textos que abordan el problema del desabastecimiento de medicamentos en otras circunstancias) se plantean diversas soluciones que, principalmente, oscilan entre dejar que sea el (libre) mercado el que ejerza de mano reguladora o legislar de forma intervencionista para tratar de asegurar el abastecimiento de medicamentos. Se propone la elaboración de protocolos de actuación de obligado cumplimiento para que la utilización de un medicamento u otro pueda ser teóricamente prevista para, así, planificar la producción y almacenamiento de los diversos fármacos; otra de las alternativas para incentivar la producción sostenida (y sostenible) de medicamentos genéricos en cantidad suficiente sería incrementar el margen de beneficio de estos medicamentos (aumentando el precio de los mismos); paradójicamente, un aumento del precio de los genéricos quimioterápicos podría resultar en un ahorro para el sistema sanitario, al estimular la fabricación de genéricos, asegurar el abastecimiento y así disminuir el uso de alternativas terapéuticas mucho más caras.

Con independencia de las posibles soluciones, me gustaría resaltar una de las últimas frases escritas en uno de  los artículos, que dice: 
"A license to market lifesaving products should entail a public obligation to meet demand. After all, if we can afford to spend billions of dollars on medical research, we should, as a society, enjoy the fruits of that investment by assuring the manufacture of generic drugs"
[Una licencia para comercializar productos "vitales" debe suponer una obligación pública de satisfacer la demanda. Al fin y al cabo, si podemos permitirnos gastar miles de millones de dólares en investigación biomédica, debemos, como sociedad, disfrutar de los frutos de esa inversión, asegurando la fabricación de medicamentos genéricos".]