[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

20.12.11

Flatoril, Almirall, Google y mis pacientes

En Almirall no son nada modernos ni dospuntocero ni nada de eso. Por más que he buscado en su página web no he conseguido encontrar su cuenta de twitter o facebook o similar (aunque no descarto que haya sido por mi idiocia post-guardia).

Si fueran un poco más (post-)modernos sabrían que si uno busca "Flatoril" en Google lo que verá es lo siguiente:

Sí, un medicamento de esos que no se vende por la ciencia que hay detrás sino por ser una dolencia habitual y sobre la cuál se habla en la cola de la frutería de forma que este medicamento puede salir a colación como quien recomienda tomar un zumo de naranja para el resfriado [misma efectividad] puede ver su nombre manchado por una entrada de un blog titulada "Fármacos sobreutilizados que no tomaría ni borracho".

Yo, un escéptico de las repercusiones que puede tener escribir algo en un blog he tenido oportunidad de utilizar este hecho en la consulta para que una paciente dejara de tomar tres cápsulas diarias del dichoso fármaco de forma crónica simplemente diciéndole:

"usted busque en internet, ya verá cómo lo primero que aparece es el prospecto -que de poco le sirve porque lo tiene en las 500 cajas que ha debido comprar- y después en seguida puede encontrar algo hablando de sus efectos secundarios"

Al final lo de la reputación en internet y esas palabras que me dan ganas de vomitar sangre como "personal-branding" y tal van a servir de algo...

[que la siguiente página que aparezca en google sobre los efectos adversos del flatoril sea de Intereconomía nos llena de satisfacción],