[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

8.4.12

Me dejaron elegir el color de mis cadenas

by pkuczy 
"Es que, sin la industria farmacéutica es imposible formarse".

Contra esa frase decidí hacer mi residencia. Me quedan 40 días para acabarla y durante estos 4 años creo que puedo dar fe de que NO hace falta la industria farmacéutica para formarse. NO como agente de organización de eventos de formación continuada. NO como editora de libros de dudoso valor científico (e indudable valor comercial).

Cuando comencé la residencia comenté en varios círculos personales y profesionales que si al terminar este periodo de 4 años alguien me demostraba que estaba peor formado que aquellas personas que han recorrido un camino paralelo al mío pero manteniendo estrechas relaciones con la industria daría la razón a los defensores a ultranza de la suma importancia de la industria farmacéutica en la formación médica de calidad. Pero creo que no ha sido así.

Desde un primer momento dije a los representantes de la industria que no les iba a recibir, les explique mis motivos y lo cierto es que desde el primer mes disminuyeron notablemente los intentos por mostrarme su publici... información. De esta negativa al contacto he hecho mi bandera que he tenido la oportunidad de exponer y debatir allá por donde he ido (centro de salud, hospital, centros de especialidades...).

Este camino en busca de la independencia como principio rector de mi formación me habrá llevado, seguramente, a perderme comidas en restaurantes de postín (también llamadas "simposio de actualización de noséqué) y semanas en la play...en congresos científicos que, siendo sinceros, no me interesaban lo más mínimo. A cambio, es este camino el que me ha llevado a millones de fuente de formación e información que no dependen de tener que sonreír a nadie.

El New England Journal of Medicine publicó un artículo hace dos semanas llamado "Industry support of CME - Are we at the tipping point?" (en la página de NoGracias se puede leer un comentario de Galo Sánchez al respecto, más-que-recomendable-) donde hablan de la posibilidad de que un cambio de ciclo esté llegando en la relación entre industria farmacéutica/diagnóstica y la formación médica continuada... Un cambio que se notaría, seguramente, no sólo en quién-paga-qué, sino, especialmente, en los contenidos y rentabilidad científica de los eventos.

como ya dijimos una vez, caminar en sentido contrario siempre permitió mirar a la gente a la cara.


13 comentarios:

June dijo...

y una servidora, deseará poder escribir algo así dentro de cuatro años... gracias una vez más compañero ;)

Rafa Bethencourt dijo...

lo q parece mentira, y no se que opinas, es que desgraciadamente nuestras pautas de actuacion Si estan notablemente influenciadas por la industria...pues es esta la que con cargos de "influencia" deciden bajo mano p.e. bajar los niveles de glucemia para captar mas clientes diabeticos y asi recetar-vender mas!!! es asi....¿?¿?
saludos

Javithink dijo...

Totalmente de acuerdo, Rafa. La influencia de los lobbies de la industria (en ocasions personificados en los llamados "líderes de opinión") actúan con fuerza en la modificación de los dinteles diagnósticos para redefinir a qué llamamos enfermedad....
No puedo dejar la oportunidad para recomendar(te) un libro escrito por un médico español (Federico Relimpio) que justo tiene como título "Líder de opinión", pero en inglés "Key opinion leader" (http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion ).
Un saludo!

conMdeMir dijo...

como apuntaba june, me gustaría, dentro de años, decir lo mismo que tú. la industria farmacéutica no está más que para ganar dinero, y no para curar. triste pero cierto.

Ana di Zacco dijo...

Felicidades por la bravura y ojalá cunda el ejemplo.

Unknown dijo...

Tristemente estos intentos de blanquear el sepulcro del ya mas que muerto sistema académico oficial dizque medico que ya muchos no tragamos ni con toda su pomposidad técnica que permite escudriñar, poner nombre y elucubrar (siempre a favor del único tratamiento de patente) sobre la actividad de la mas ínfima partícula de nuestro cuerpo, es inútil, se esta desarrollando una medicina verdadera popular y desinteresada en base a las substancias simples y plantas (ya estudiadas y ocultadas por los vendedores de quimeras) que esta dando por el culo a los titulados de la pamplina, el sistema oficial solo reconoce tratamientos mercantilistas basados pura y exclusivamente en la química toxica tapasintomas, la misma quimica que usa para enfermarnos. Espero que pronto la gente despierte y tome su salud en sus manos en vez de acudir a que le coloquen el grillete químico y que así pronto se hunda en lo mas profundo la quimio-industria y el sistema dizque de salud oficial.

Adrià dijo...

Muy bien, uno dice que no necesita la industria, ni al vendedor de turno que se planta en el pasillo dl hospital...
Pero hace falta algo más que la palabra para mostrar al colectivo médico que los laboratorios no son la única fuente de dinero para poner en marcha dinámicas de formación..
¿ Quien va a poner dinero para financiar cursos, quien y cómo vamos a conseguir pagar al profesorado formado para prestar docencia en esta periodo de crisis inmunda en la cual la administración afirma no tener ni un duro?
Ya Relman AS, Kuehn BM y Pisacane A, ya dieron puntillas de como hacer pero en último paso estaba la industria. Hacen falta más ideas, la crítica ya está escrita y re-escrita...

Javithink dijo...

Adriá, creo que no lo has acabado de entender. En estos 4 años no sólo es que no me hayan pagado los cursos las farmacéuticas, sino que tampoco pagaban a los profesores de los cursos a los que iba.
De hecho, el concepto de curso, excepto para actividades manuales, empieza a oler a rancio.
El problema radica en pedir ideas dentro del statu quo en vez de cambiar éste.
Organizar cursos para que los K.O.L. (líderes de opinión) sigan haciendo caja mientras publicitan el cuerpo perteneciente a la mano que les da de comer beneficia a muchos, pero no a la ciencia.

Adrià dijo...

Estamos de acuerdo entonces que la actividad formativa de los residentes, al margen de su actividad asistencial diaria, necesita un cambio de 180grados. Un cambio estructural, conceptual.
Pero tras muchos meses de busqueda en la literartura, y en experiencias ajenas aún no he encontrado ejemplos de como llevar a cabo cursos dirigidos a residentes y especialistas en los que el profesarado pueda estar remunerado de algun modo y el residente no deba pasar por el ajo de la industria. En nuestro hospital el presupuesto destinado a docencia se ha reducido a ZERO. La industria en un último suspiro, deposita cuatro duros en un fondo abierto ( Fundación) para la financiación de cursos que de algun modo tienen relación con sus productos. Pero de ningún modo permite pagar al profesorado o el material necesario.
Llegados a este punto, uno puede plantear dinámicas de intercambio en las que los propios especialistas de un hospital o hospitales cercanos, organizan cursos para un número reducido de personas, basados en la práctica clínica que se ha demostrado que reducen los costes y los conocimientos son adquiridos con más facilidad.
Pero cuando partimos de un presupuesto ZERO, debemos replantear este sistema aunque desconozco de que modo se puede hacer, por eso reclamo nuevas ideas para poder ponerlas en práctica.

Javithink dijo...

La dejación de funciones en formación hacia el patrocinio de la industria ha ocurrido en época de bonanza y crisis, así que escudarnos en la falta de apoyo institucional ahora sería olvidarnos de que cuando ha habido más fondos (no muchos, pero sí más) se ha preferido lanzarse los brazos de la industria (por las comidas, los regalos, los hoteles o lo que fuera).
De todos modos, discrepo en que no haya nada de formación por parte de los empleadores del sistema nacional de salud; para muestra están los cursos que imparte la Colaboración Cochrane en colaboración con GuiaSalud o la AETSA, los cursos que, en Andalucía, organiza la fundación IAVANTE (alguno de ellos en temas de técnicas instrumentales, que es, quizá, uno de los puntos más críticos de todo este asunto.
Cada camino a elegir dependerá de las características del centroen cuestión (tamaño, posibilidad de juntarse con gente de otros centros, diferentes niveles de apoyo institucional, nivel de aislamiento geográfico)... pero por poner algunos ejemplos (presenciales o no), ahí van ejemplo:

- Journal Club de residentes de medicina de familia. Creado por Julio Bonis hace unos años y con colaboración de algunos ilustres familiólogos jóvenes... dejó de hacerse hace unos años pero es una idea que se sigue haciendo en muchos lugares: http://journalclubfamilia.blogspot.com/
- Blogs docentes cuyo contenido formativo supera al de cualquier curso que haya visto impartirse: docenciacalvia.com, http://rafalafena.wordpress.com/ [¿y si existiera una mecánica de publicación en los blogs por parte de los residentes? ¿y si la participación en el blog se evaluara como las publicaciones en revistas o las rotaciones por diferentes especialidades?]
- Eventos sin patrocinio y de coste irrisorio: Seminarios de Innovación en Atención Primaria [antes colaboraba la fundación ciencias de la slaud y la organización médica colegial, pero desde el año pasado no es así... el año pasado SEMFyC cedió su sede en BCN para su celebración pero este año se hacen en Oxford..], Jornadas de vídeos y Salud http://videosysalud.blogspot.com/
- ¿Es necesario/lógico que a una persona se le
pague por dar una sesión en su propio servicio? Yo eso lo he visto hacer... creo que hay una falta de compromiso en el proceso de formación y actualización espectacular, fruto de la monetarización de absolutamente todo porque "hay dinero de la industria" (que ya no hay, además).
Yo creo que hay dos puntos clave en este tema:
1- Recuperar un compromiso formativo que, además, es una garantía de formación mucho mayor que la de cursos de dudosa utilidad/credibilidad; qué sentido tiene ir a cursos/comidas sobre actualización en tto con insulina sin haberse leído el metaanálisis salido el mes anterior sobre el tema?? Incluso en el contexto de la formación patrocinada por la industria este aspecto es inútil a todas luces.
- Horizontalización de la organización, cooperación y creación de redes formativas entre iguales, cercanos geográficamente para los aspectos presenciales o separados para los no presenciales [listas de distribución de correo electrónico como MEDFAM-APS http://www.rediris.es/list/info/medfam-aps.html , journal clubs, creación de comunidades de práctica...].

La independencia tiene un precio, pero la dependencia más.

Un abrazo!

ralroga dijo...

Caramba, felicito la valentía de la entrada. Si pues, incluso muchos amigos dicen: "Por qué no dejas que te visiten para presentarte los productos. Es su trabajo. Todos tenemos derecho a eso". La verdad que se esconde es la de: "Todos somos iguales y todos caemos frente al poder de la industria farmaceutica". Con este tipo de testimonios, revitaliza que NO TODOS ESTAMOS "PRISIONEROS" del poder de la industria. Después de 20 años en la profesión, hallar en los jóvenes un motivo de orgullo, dignifica. Esperemos que esta enfermedad, llamada "dignidad médica", sea de gran propagación y se recupere la "pureza" de nuestra profesión y más médicos "recordemos" por qué alguna vez el color de nuestro uniforme fue el blanco. Saludos.

Jose Ramon dijo...

Todavía recuerdo el momento en que a cierto delegado de cierta empresa lechera le espeté siendo residente que rechazaba el viaje a Suiza que me "ofrecían" desinteresadamente. Me tacharon de loco y me suspendieron la financión para un Congreso Nacional que ya tenía asignado.Sigo creyendo que es una de las mejores decisiones que tomé durante la residencia,desde aquel momento me quedó muy claro dónde estaba yo y dónde estaban ellos.Te doy la enhorabuena por haber elegido este camino y mantenerlo. Yo cada vez estoy más convencido de que la mayoría de congresos y cursos no son más que meras ofertas de turismo y autopromoción de la industria y por ello su interés científico es cada vez más cercano a cero o incluso negativo. Creo necesario destacar nuestra obligación como médicos y al mismo tiempo docentes que somos,de realizar actualización constante y ello incluye como pilar fundamental,la realización de sesiones clínicas periódicas en nuestro servicio,así como de cursos independientes,organizados y financiados por nosotros mismos. De la administración,por desgracia poco podemos esperar. Un saludo y a seguir en esa línea.

Ana Rivera dijo...

Me costó 8 años de vida laboral tras la residencia hacer lo mismo, y no me arrepiento nada, y creo q estoy no igual, sino mejor formada sin que con industria.... Entendiendo mejor como de manera más crítica y acostumbrandome a contrastar fuentes... Me gusta el post!