[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

12.7.11

Industria farmacéutica 2.0: ¿hasta dónde?

Cuando se crean nuevos espacios y los ciudadanos comienzan a ocuparlos pasa un tiempo hasta que cada uno define dónde quiere y puede estar. Esto es lo que está ocurriendo con la presencia de la industria farmacéutica en la llamada web 2.0 en general y en las redes sociales en particular.

La pregunta que nos hacemos es: ¿qué presencia debe tener la industria farmacéutica en las redes sociales? ¿se debe limitar en algún sentido?, si es así ¿de qué manera? ¿hemos de confiar en la autorregulación de la industria para velar por la no mercantilización de las redes sociales en salud?

Imprescindible a este respecto es la lectura de este artículo aparecido en la revista Forbes que muestra cómo las nuevas redes de comunicación dibujan escenarios en los cuales pueden verse situaciones con intereses en conflicto: el beneficio económico frente al beneficio social...

Como dice la protagonista del relato del artículo de Forbes, en relación a una interacción que tuvo con la empresa farmacéutica Genzyme

“Genzyme’s purpose is to sell their products. My purpose is to help patients. Those two goals are not the same.” 
 "El objetivo de Genzyme es vender sus productos. Mi objetivo es ayudar a los pacientes. Esos dos objetivos no son iguales".

En la red en ocasiones se escucha a representantes de la industria farmacéutica decir que "la industria no puede esperar a la legislación para hacerse presente en las redes sociales"... lo triste es que sea la legislación la que tenga que poner unos límites que deberían ser impuestos por la búsqueda del beneficio social y el sentido común aplicado a la búsqueda de una salud libre de injerencias comerciales.

2 comentarios:

Salvador Casado dijo...

Está claro que no es lo mismo.

Cada cual persigue un interés según unos valores. Yo tengo los mios a disposición de cualquiera que quiera verlos.

http://doctorcasado.blogspot.com/p/compromiso-etico_10.html

La transparecia es fundamental.

También para la industria.

Javier de Pablo dijo...

¿Hasta dónde? como siempre, hasta donde nosotros queramos.
Aunque la utopía de una sanidad (incluso una vida, por qué no?) libre de injerencias comerciales parece lejana, las redes sociales ofrecen, por encima de la legislación, la posibilidad de hacer que mi/tu/nuestra opinión cuente igual que la de la industria.
En cualquier caso, siempre existirá la posibilidad de que los nuevos líderes de opinión se vendan al mejor postor y que lo único que ocurra sea que cambiemos el poder de manos. Eso será siempre cierto.
Siempre? bueno, hasta que cambie el modelo social actual individualista por uno más basado en lo colectivo. Las herramientas del cambio ya están disponibles, ¿elegiremos ese camino? yo creo que sí, es solo cuestión de tiempo.
Mientras, no esperemos que quien tiene el poder se vaya a resistir a perderlo sin más y no olvidemos, tampoco, que su estrategia es llevarnos a su juego con mensajes que estamos encantados de comprar.